El Cine Bíblico y su Fidelidad Histórica

La religión es inherente al ser humano, desde épocas inmemorables éste se ha visto en la necesidad de creer en un ser supremo e incluso en un grupo de éstos y ello ha conllevado al nacimiento de las religiones como tales, entendiendo religión tal y como la define la RAE, como el conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

Ahora bien, cada una de éstas cuenta con su libro sagrado, el que compila las anécdotas, crónicas, leyes, mandamientos, en fin, un sinnúmero de hechos y lineamientos que refuerzan y explican el porqué de su fe.

Dentro de la interminable lista de libros sagrados que podríamos mencionar, la Biblia Cristiana es, sin lugar a dudas, el más conocido y reconocido, y claro, tal y como lo tratamos en el artículo “Las Adaptaciones en el Cine”, el séptimo arte a través de toda su historia no ha perdido la oportunidad de inspirarse en libros, sin ser la Biblia una excepción, más aún si tomamos en consideración que la Biblia más que un libro, es un compilado de libros, de historias, si se quiere, fantásticas, sorprendentes, en las cuáles se ha encontrado mucho material que llevar a la pantalla.

Me permito citar el blog Mancha de Tinta, del que desafortunadamente desconozco el autor “A la gente le gustan las historias, sobre todo si estás poseen algún tipo de correspondencia con la realidad (el nombrado: “basado en hechos reales”). Desde que existe el ser humano, éste ha usado las anécdotas y crónicas de eventos verídicos para entretener a sus semejantes, éstos a su vez, agradecen que se les relaten sucesos de los que no experimentaron de primera mano. Sin embargo, los amantes de la fidelidad no están tan de acuerdo con dicha práctica, pues carece de rigor histórico”.

Bajo esta premisa, el ser humano, en especial aquellos cuya fe reside y haya sus principios en la Biblia, han encontrado en el cine bíblico una fuente de relatos ilustrados, personificados, que les llevan a la retina aquello que usualmente solo encuentran en letras o en palabras, pero los historiadores y los amantes del cine como tal, también han hallado en el cine bíblico, un manantial interminable de obras, en ocasiones muy bien adaptadas, a veces con gran precisión histórica y en otras ocasiones, magníficas historias pero con dudable veracidad si nos apegamos a la ciencia histórica.

¿Es el cine bíblico, por su naturaleza, más apegado a la historia que los demás géneros cinematográficos? O por el contrario con la finalidad de reforzar la fe, ¿será el cine bíblico un género cuya fidelidad histórica está particularmente distorsionada para no evidenciar incongruencias?

Pues es sencillo y quizás ya lo suponían, el cine bíblico tiene tantos aciertos históricos y científicos como cualquier otro género cinematográfico, concebido como un arte creado para entretener, el cine se permite licencias en las que hay alteraciones temporales, históricas y contextuales, en ocasiones necesarias para cumplir con la finalidad de lograr exposición, apreciación e incluso aceptación por cierto público.

Lo que se tiene claro es que, por diversas razones, el cine bíblico es polémico, es inherente a éste la crítica, más destructiva que constructiva, los fieles y asiduos defensores de las “lecturas sagradas” señalan a los directores que se atreven a filmar estas películas, por desaciertos o divorcios entre la biblia y el guion, porque en ocasiones muestran rostros más humanos de seres catalogados divinos, con pensamientos tales como el suyo y el mío, con dudas y convicciones diversas, de hecho es común que muchas de estas historias se modernicen para adaptarlas un poco más a nuestra realidad contemporánea.

Tal y como señala el reconocido y por demás polémico director estadounidense Darren Aronofsky, cuando habla respecto al cine bíblico como muestra de la eterna lucha entre el bien y el mal, al hacer alusión a su más reciente producción Noah (2014), menciona “esta lucha es la historia de la humanidad desde el principio de los tiempos. Está claro que hay algo que nos diferencia del resto de los animales. En el paraíso terrenal existían el árbol de la vida y el árbol del conocimiento, pero después del pecado original cometido por Adán y Eva, sus hijos heredaron ese pecado y empezaron a matarse entre ellos. Mi hijo de 7 años no para de preguntarse por qué el hombre es el único animal capaz de matar a los de su propia especie; los otros pelean por defender su territorio pero no se matan, quizá algún simio lo haga, pero es raro. En el caso de Noé, la Biblia no dice que fuera bueno, sino que era justo y hacía lo que era mejor para todos. Es como un padre que por ser tan estricto puede acabar con lo mejor de su hijo o, al contrario, por consentirle demasiado puede llegar a destruirlo y de eso es de lo que trata la historia de Noé”.

Y pues claro, el cine bíblico, resulta tener una cantidad enorme de asiduos seguidores, éste lo vemos cíclicamente y hay quienes, cuáles fanáticos futboleros, le idolatran y defienden, lo épico que lo rodea es sin dudas atrayente y cautivante, desde la más reciente Noah (Aronosfsky, 2014), hasta clásicos como el aclamado Ben Hur (Wyler, 1959) o la polémica y hasta tildada de anti-semita The Passion of the Christ (Gibson, 2004), se halla un cine algo pasional, muy cargado de emociones y reafirmantes de la fe, claro, si quisiéramos entrar en polémica deberíamos traer a este postulado a Martin Scorsese con su obra de 1988, The Last Temptation of Christ, que muestra a un Cristo cargado de dudas, frágil, un Cristo muy humano tentado e imaginando que sería de él si no siguiese la directriz que le fue dada.

De igual forma, encontramos obras basadas en ambos testamentos, más aún si se considera que la mayoría de los libros que corresponden al período denominado "Antiguo Testamento" y que fueron recopilados en los largos años de cautividad del pueblo hebreo en Babilonia y Egipto y corresponden a períodos históricos de esos pueblos que van desde más allá del año 700 a.C. hasta el regreso del último exilio y la conquista violenta de la región de la Palestina; estos libros fueron recogidos y escritos por sacerdotes y escribas hebreos generalmente escritos en idioma arameo y persa.

Los libros que corresponden al período del Nuevo Testamento corresponden a la época de la dominación romana o sea al año 50 d.C.

La Biblia por lo tanto no fue "inventada" ni "escrita" o "creada" en una determinada época porque abarca un largo período de tiempo de más de mil años. Por lo anterior, no tiene un contexto histórico definido y referido a una época y como no es un libro histórico no sirve como referencia bibliográfica, lo mismo habla de un suceso definido, un mito y el siguiente libro recoge una tradición oral plasmada o escrita fuera del contexto histórico en que ocurrió el hecho. 

Muchos de los personajes antiguos han sido puestos en duda porque no hay pruebas históricas de su existencia e inclusive personajes claves como Jesús el profeta de Galilea solo han sido mencionados por un historiador (Flavio Josefo) en unos renglones y dentro de un contexto histórico referido a toda una época. 

Es así que, el cine bíblico, inspirado en esta literatura, se ha visto plagado de grandes esfuerzos por ambientar las historias en un contexto histórico adecuado, pero esto se basa al fin y al cabo en suposiciones de los estudiosos que lo ubican en determinadas épocas, lo que le confiere el carácter o más bien, la riqueza histórica por dichos análisis y estudios y no tanto por sus libros como tales.

Les dejo algunas películas bíblicas que merece la pena ver:

Ben Hur de William Wyler (USA, 1959)
La acción se desarrolla durante el Imperio Romano de los emperadores Augusto y Tiberio. Judá Ben-Hur (Charlton Heston), hijo de una familia noble de Jerusalén, y Mesala (Stephen Boyd), tribuno romano que dirige los ejércitos de ocupación, son dos antiguos amigos, pero un accidente involuntario los convierte en enemigos irreconciliables: Ben-Hur es acusado de atentar contra la vida del nuevo gobernador romano, y Mesala lo encarcela a él y a su familia. Cuando Ben-Hur es trasladado a galeras para cumplir su condena, un hombre llamado Jesús de Nazaret se apiada de él y le da de beber. Una vez a bordo, gracias a su amistosa relación con el comandante de la nave (Jack Hawkins) recupera la libertad. Más tarde, entrará en contacto con un jeque árabe (Hugh Griffith) que participa con sus magníficos caballos en las carreras de carros del circo. (FILMAFFINITY).

The Last Temptation of Christ (La Última Tentación de Cristo) de Martin Scorsese (USA, 1988)
Jesús, un carpintero de Nazaret, decide atender la constante llamada de Dios. Pero cuando está a punto de completar su misión, debe hacer frente a la mayor de las tentaciones y realizar un sacrificio para salvar a todos los hombres. (FILMAFFINITY).

The Ten Commandments (Los Diez Mandamientos) de Cecil B. DeMille (USA, 1956)
Antiguo Egipto. Espectacular superproducción que narra la historia de Moisés (Charlton Heston), favorito de la familia del faraón, que decide renunciar a su vida de privilegios para conducir a su pueblo, los hebreos, hacia la libertad. Drama bíblico con un deslumbrante reparto de estrellas de Hollywood. Obtuvo siete nominaciones a los Óscar -incluyendo mejor película- y se llevó el más obvio: el de los mejores efectos especiales. (FILMAFFINITY).

The Passion of the Christ (La Pasión de Cristo) de Mel Gibson (USA, 2004)
Año 30 de nuestra era. En la provincia romana de Judea, un misterioso carpintero llamado Jesús de Nazareth comienza a anunciar la llegada del "reino de Dios" y se rodea de un grupo de humildes pescadores: los Apóstoles. Durante siglos, el pueblo judío había esperado la llegada del Mesías - personaje providencial que liberaría su sagrada patria e instauraría un nuevo orden basado en la justicia-. Las enseñanzas de Jesús atraen a una gran multitud de seguidores que lo reconocen como el Mesías. Alarmado por la situación, el Sanedrín, con la ayuda de Judas Iscariote, uno de los doce Apóstoles, arresta a Jesús. Acusado de traición a Roma, Cristo es entregado a Poncio Pilato, quien, para evitar un motín, lo condena a a morir en la cruz como un vulgar criminal. (FILMAFFINITY).

Spartacus (Espartaco) de Stanley Kubrick (Reino Unido, 1960)
Espartaco era un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a. C.) contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para embarcarse con rumbo a sus hogares. (FILMAFFINITY).

The Robe (La Túnica Sagrada) de Henry Koster (USA, 1953)
Siglo I d.C. En la Roma de Tiberio, el joven y noble Marcelo Galio encuentra en una subasta de esclavos a la bella Diana, enamorada de él desde que eran niños, y ahora pupila del emperador. Marcelo se enfrenta en una violenta puja con Calígula, hijo y sucesor de Tiberio, y consigue quitarle al esclavo griego Demetrio. Enterado el emperador de la disputa, castiga a Marcelo enviándolo a Palestina en calidad de tribuno. Cuando llega, Poncio Pilato acaba de condenar a Cristo a morir en la cruz. (FILMAFFINITY).

Monty Python's The Life of Brian (La Vida de Brian) de Terry Jones (Reino Unido, 1979)
Brian nace en un pesebre de Belén el mismo día que Jesucristo. Un cúmulo de desgraciados y tronchantes equívocos le harán llevar una vida paralela a la del verdadero Hijo de Dios. Sus pocas luces y el ambiente de decadencia y caos absoluto en que se haya sumergida la Galilea de aquellos días, le harán vivir en manos de su madre, de una feminista revolucionaria y del mismísimo Poncio Pilatos, su propia versión del calvario. (FILMAFFINITY).

Quo Vadis de Mervyn LeRoy (USA, 1951)
Cuando regresa victoriosamente a Roma, después de tres años en el campo de batalla, el general Marco Vinicio se enamora de Ligia. Pero ella es cristiana y sus creencias le impiden enamorarse de un guerrero. Aunque fue adoptada por un general retirado, jurídicamente es un rehén de Roma, de modo que Marco consigue sin dificultad que el emperador Nerón se la ceda en pago por sus servicios. (FILMAFFINITY).

Samson and Delilah (Sansón y Dalila) de Cecil B. DeMille (USA, 1949)
Adaptación del famoso relato bíblico del forzudo Sansón y la bella Dalila, ambientado en la Palestina del año 1000 a.C. (FILMAFFINITY).

Jesus Christ Superstar (Jesucristo Superestrella) de Norman Jewison (USA, 1973)
Famoso musical de rock, basado en una exitosa obra de Broadway, que relata la historia de Jesús de Nazaret por medio de canciones. Se vendieron millones de discos de su banda sonora en todo el mundo. (FILMAFFINITY).

Marcelino Pan y Vino de Ladislao Vajda (España, 1954)
Siglo XIX, después de una larga guerra un bebé es abandonado a la puerta de un convento de frailes franciscanos que intentan, sin éxito, buscarle una familia. Pasan los añlos y aunque el niño vive feliz entre los monjes, no puede dejar de añorar a su madre. Marcelino se hace amigo de un Cristo crucificado que hay en el desván del convento: habla con él y le sube de la cocina pan, vino y otros víveres que puede encontrar (FILMAFFINITY).


0 comentarios:

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More